Lo que sucede y sucederá durante éstas próximas semanas se estudiará en los libros de Historia. Nosotros pagaremos las consecuencias, nuestros hijos reconstruirán y nuestros nietos lo leerán, de la misma manera que yo leía la desgracia de la guerra civil. Un hecho alejado, incomprensible y que no me afecta en absoluto.

La vuelta al trabajo se producirá. Y en el ámbito sanitario y en nuestro campo también. La situación se irá allanando poco a poco. Se abrirán los quirófanos y los hospitales cada vez atenderán a menos pacientes Covid.

Y entonces, nos preguntaremos si será seguro. Pues sí, lo será. Las medidas tomadas encaminadas a evitar la transmisión, así como los medios necesarios estarán mucho más extendidos. Un paciente no se contagiará de Covid al entrar a un hospital. De la misma manera que ahora se atienden a pacientes con infartos, ictus, tumores, apendicitis y quistes varios y no se infectan de Covid.

La única razón por la que no trabajamos ahora, es porque todos los medios tienen que estar a disposición de la pandemia. Cuando esto deje de ser así, volveremos a la normalidad.