En este artículo voy a explicar qué es el SNIF o Sharp Needle Intradermal Fat Grafting haciendo referencia a su origen.

El envejecimiento de la cara tiene varias causas. El sol, el tabaco, la sequedad cutánea, las arrugas, el descenso de la grasa malar, pero sobre todo, la pérdida de grasa.

El equipo del Dr. Toonard en Gante ha hecho un trabajo maravilloso durante los últimos años y todos bebemos de esa fuente de estudio y de conocimiento.

A comienzos del siglo XX lo que hoy es conocido como lipofilling se hacía ya. Se perdió ese conocimiento y el Dr. Coleman de Nueva York lo puso en valor, lo estudió con método científico cuantificando la capacidad de la grasa de ser “injertada” en otras zonas y de vivir en esas zonas. Se comporta como las plantes, que las injertas. Igual.

Bueno, pues se ha visto que la capacidad de que esa grasa tiene de “pegar“ ahí donde la hemos puesto (la sacamos de una cartuchera y la ponemos en los pómulos por ejemplo) depende de que las células grasas están en bloques de pocas células, como en esferas lo más pequeñas posibles. Hasta ahora tomábamos la grasa con cánulas de unos 3mm, la centrifugábamos y la introducíamos. Eso producía que los “grumos“ de grasa fueran muy grandes y por tanto , parte de esa grasa no podía sobrevivir. Ahora, la casa comercial Tulip, ha desarrollada un tipo de cánula con múltiples poros, que nos hace sacar grasa con “grumos” mucho más pequeños, por lo que la supervivencia de la grasa es mucho mayor.

Una vez que esa grasa es así de pequeña, la podemos poner en una jeringuilla y ponerla en la cara como si fuera un hialurónico, con una aguja muy fina y lo vamos poniendo poco a poco. Ahora podemos tratar esas arrugas finas con grasa, cosa que hasta ahora era posible, pero con muy poca supervivencia del injerto, por lo que era muy poco predecible el resultado.

Pensábamos todos que de la grasa ya se sabía todo. Bueno, pues no. Y gracias al equipo de Gante, seguimos mejorando nuestro trabajo en consulta.